El culpable escondido de la "feminización" de su próstata

Este riesgo poco conocido lo corre todo hombre de más de 50 años y afecta su control urinario y placer sexual. Un nuevo descubrimiento, con 100% de soporte científico, posiblemente revertirá el problema en sólo algunas semanas.

Hay un enemigo oculto acechando su próstata y su cuerpo. Este enemigo pueda causarle todo tipo de problemas de salud.

Puede ser la causa de que Usted aumente kilos extra, especialmente en su cintura. Puede ablandar sus músculos y dejar sus brazos y piernas flácidos. Puede hasta hacer crecer sus pechos, afinar su cabello y hacerlo caer prematuramente.

Lo que es todavía más preocupante. Puede provocar que su próstata se inflame hasta el punto de tener dificultad al orinar y de hacerlo ir al baño una y otra vez. A menudo, varias veces por noche.

Quien es el culpable de todo esto? Su nombre es ESTRÓGENO.

¿Sabía Usted que el hombre de más de 50, en promedio tiene más estrógeno en su cuerpo que su esposa o novia a la misma edad? ¡Es totalmente CIERTO!

¡Y SE APLICA INCLUSIVE A HOMBRES SANOS Y ACTIVOS! He aquí el porqué:

Primero: Hay químicos en el ambiente con características de estrógenos: BISFENOL-A en las botellas de plástico. Otros químicos con iguales características de estrógenos en detergentes, productos de cuidado personal, desodorantes de ambientes, pinturas y más. Están por todas partes. Continuamente deslizándose entre nuestras comidas y nuestra agua…

Segundo: hay HORMONAS ocultas en nuestras comidas. Desde la carne producida a escala comercial en feed lots (Ganado criado a corral), pollos y cerdos que son inoculados para acelerar su crecimiento y ganar más peso. Mismo comidas consideradas “saludables” tienen aditivos de soja que actúan como estrógenos. Usted los encontrará listados en las tablas de contenido de alimentos como “proteína vegetal”, en helados no lácteos, hambuguesas vegetales, snacks, barritas de cereales, incluso en Vitaminas y Medicamentos.

Tercero: el mismo proceso de envejecimiento. Cuanto más avanzamos en edad, más células adiposas tenemos. Las células adiposas se convierten en una enzima llamada aromatasa. La aromatasa transforma la testosterona en su cuerpo en la más poderosa forma de estrógeno llamada ESTRADIOL.

Sin otra alternativa, su cuerpo va acumulando más y más estrógeno en cuanto sus niveles de testosterona, BAJAN!


Que acontece cuando Usted tiene mucho estrógeno?

  • Cuando su estrógeno sube y su testosterona baja, esto hace que su cuerpo pierda totalmente el equilibrio.
  • Puede llevar al incremento de peso (especialmente cintura ¡la barriga!), músculos fláccidos, erecciones débiles, cambios bruscos de humor, alto riesgo de eventos cardiovasculares, coágulos etc.
  • El nivel muy alto de estrógeno puede también agrandar su próstata dificultando el flujo urinario .Usted sentirá como si no pudiera vaciar totalmente su vejiga.
  • Un nivel elevado de estrógeno puede inclusive acelerar la calvicie. Esto es porque el cuerpo trata de compensar el efecto feminizante del aumento de estrógeno convirtiéndolo en la hormona DHT que es 10 veces más potente que la testosterona..
  • Las altas concentraciones de DHT interrumpen el ciclo normal de crecimiento de folículos capilares en la cabeza. Usted observa su cabello más fino y esparso, y pierde su capacidad de crecimiento.
  • Un exceso de estrógeno lo priva de aquello que le hace sentirse un hombre. Usted pierde fortaleza, apetito y fuerza sexual, músculos, incluso su ambición y deseos de realizar cosas. Su cuerpo comienza a tener una apariencia más femenina. Se pone mas blando. Por todas partes. Su habilidad de tener sexo satisfactoriamente, se pierde y el riesgo de crecimientos celulares anormales, (cáncer), crece exponencialmente!

Muchos hombres recurren a medicamentos para tratar estos síntomas. Pero, como Ud. ahora sabe, el desequilibrio hormonal es la causa subyacente de TODOS estos problemas.

El poco conocido nutriente que revierte el desequilibrio de estrógeno , encoge la próstata agrandada e inclusive…baja sus niveles de PSA.

Los investigadores de Bioresponse descubrieron la forma ideal de formular un nutriente que se encuentra en brócoli, coliflor, repollo de Bruselas, llamado di-indolylmethane, o "DIM". Las enzimas de estas plantas producen los precursores del DIM, llamados glucosynolatos. El DIM (Diindolylmetano) de Bioresponse es un ingrediente dietético que contiene el indol dietético puro, Diindolylmetano (3,3’-diindolilmetano [DIM]). El BR-DM proporciona DIM en una formulación microencapsulada, de absorción mejorada.

El DIM está presente en una serie de plantas comestibles, pero se encuentra más abundantemente en los vegetales crucíferos (Bradfield y Bjeldanes, 1987; McDanell R, et al., 1987; Moreno DA, et al., 2006; Ciska et al., 2009). Estos incluyen brócoli, repollo, repollitos de Bruselas y coliflor. El DIM que se encuentra en Bioresponse-DIM (BR-DIM) es exactamente el equivalente al DIM que se encuentra en los vegetales crucíferos. Usado como suplemento dietético, el BR-DIM proporciona DIM, en cantidades iguales o superiores a las que se encuentra en grandes cantidades de vegetales crucíferos. Al igual que los vegetales crucíferos dietéticos, el BR-DIM reemplaza crucífera de índoles y suplementa la incorporación de índoles naturales.(Fowke JH, et al., 2006). Además, DIM proporciona una actividad antioxidante directa (Benabadji SH, et al., 2004) y una actividad antiinflamatoria (Cho HJ, et al., 2008).

Los Indoles están bien relacionados al aminoácido tryptophan. El producto natural “índole” es el precursor a los dos : DIM y tryptophan. Como DIM, el aminoácido tryptophan esta derivado de índole. El BR-DIM proporciona DIM biodisponible tal como lo hace el consumo de vegetales crucíferos. Estos vegetales apoyan las defensas generales que resisten el estrés oxidativo, lo cual se verifica mediante una reducción de la producción de isoprostano después de la ingesta de vegetales crucíferos (Fowke et al., 2006). La promoción de la salud relacionada con una ingesta regular de vegetales crucíferos incluye beneficios para la salud cardiovascular. En estudios de población, los vegetales crucíferos brindaron la mayor protección para la hipertensión, la obesidad y la diabetes tipo 2 (Feldman E., 2001). En experimentos de laboratorio, la exposición dietética de ratones hipercolesterolémicos a índoles crucíferos dio como resultado una actividad reductora del colesterol. La exposición de células de hígado en cultivo a índoles crucíferos, incluyendo DIM, dio como resultado una producción considerablemente reducida de apolipoproteína B (Maiyoh et al., 2007), un marcador de riesgo establecido asociado a la obesidad y al síndrome metabólico (Panagiotakos DB, et al., 2008).